Economía

LOS COMERCIOS PORTEÑOS SIGUEN EN PICADA

Los rubros más afectados fueron los locales de electrodomésticos y jugueterías. 

Los comercios porteños registraron en el tercer trimestre una disminución generalizada de ventas de hasta 40 por ciento en términos interanuales y enlazan cinco trimestres consecutivos de desplome. La única excepción del trimestre se registró en la facturación de los supermercados, que, tras dos años de caídas interanuales ininterrumpidas, logró una leve recuperación del 1 por ciento interanual. Según el último informe de la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires, los rubros más afectados por la contracción de la demanda fueron en el rubro electrodomésticos, con un retroceso de 39,8 por ciento, seguido por jugueterías (-29,0 por ciento), restaurant (-5,4) y en locales de comida rápida (-3,8 por ciento).

La pérdida de poder adquisitivo de salarios y jubilaciones tuvo como correlato un congelamiento en las ventas de los locales porteños, como en todo el país. Esta situación se profundizó en el segundo trimestre de 2018, a partir de la brusca devaluación de la moneda que acompañó un proceso de corrida cambiaria. El dólar finalizó el año pasado con un alza de 102 por ciento, que se trasladó a los precios internos. Esta crisis explica la cantidad de locales inactivos, que aumentó 30 por ciento en septiembre-octubre en relación a igual período de 2018, según la Cámara Argentina de Comercio.

El ente estadístico porteño difundió el relevamiento de ventas basado en información fiscal (Ingresos Brutos). En el rubro de electrodomésticos, el deterioro se profundizó. En el tercer trimestre de 2018, la caída de ventas interanuales había sido de 22 por ciento. El pico fue en el segundo trimestre de este año, con un retroceso de 47,8 por ciento, derivado del aumento en los precios de este tipo de artículos muy vinculados con la importación. Tras el nuevo aumento del dólar, luego de las PASO, la facturación se contrajo 39,8 por ciento.

En el sector juguetes la caída también fue constante y en ascenso. Hasta el tercer trimestre 2018 mantenía números positivos (1,8 por ciento interanual). Este es un sector mano de obra intensiva, que había crecido al amparo de políticas de protección. Luego de cuatro años de Cambiemos la actividad sufre por el arribo de importados y la caída de ventas. Las estadísticas porteñas, que no discriminan por origen del producto, dan cuenta de una contracción de 29 por ciento en el tercer trimestre de este año y de 28 en el trimestre previo.

En restaurantes y locales de comidas rápidas las bajas interanuales en los últimos cinco trimestres se ubicaron entre 3,5 y el 6 por ciento, con tendencias y oscilaciones similares. La venta de supermercados tuvo su peor contracción en el último trimestre del año pasado, con el 11,9 por ciento y en el tercero de este año las ventas parecen haber encontrado un piso. No varío entre el segundo y tercer trimestres.

Fuente: Página 12

También te puede interesar