17 enero, 2021

EL MALBRÁN CONFIRMÓ QUE LA NUEVA CEPA DEL CORONAVIRUS LLEGÓ A ARGENTINA

Las mutaciones del COVID-19 correspondientes a la denominada «variante de Río de Janeiro» fueron encontradas en el país.

Las mutaciones del coronavirus correspondientes a la denominada «variante de Río de Janeiro» fueron encontradas en una muestra en Argentina, confirmaron a Télam desde el Anlis-Malbrán (Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud), que realizan una vigilancia activa de los genomas de las cepas que circulan en el país.

«De los últimos genomas que secuenciamos entre noviembre y diciembre encontramos uno en el que pudimos identificar las seis mutaciones correspondientes a la variante de Río de Janeiro», confirmó a Télam Josefina Campos, coordinadora de la Plataforma de Genómica y Bioinformática del Anlis-Malbrán. Y agregó: «También pudimos identificar la relación clonal, eso significa que tiene el mismo origen que la variante de Río de Janeiro». Campos señalo que «esta variante también se encontró en Inglaterra y en Canadá».

«Todavía no hay estudios concluyentes que permitan afirmar que las variantes tengan algún impacto sobre la transmisibilidad, la gravedad de la infección o la eficacia de la vacuna. Los virus mutan todo el tiempo, lo que hay en este momento es una atención puesta en una variante del Reino Unido porque tiene muchas mutaciones juntas que podrían tener alguna implicancia en la transmisibilidad pero tampoco es concluyente, destacó.

En referencia a la variante de Río de Janeiro específicamente, Campos explicó que «de las seis mutaciones que tiene hay una que es en la proteína spike (espícula o espiga); en trabajos previos se había encontrado que esa variante disminuía los efectos neutralizantes de anticuerpos monoclonales y de algunos plasmas de convalecientes, pero no hay estudios específicos de la variante, lo que se hace es una asociación con trabajos anteriores».

La bioquímica informó que hasta el momento no se han encontrado mutaciones correspondientes a las variantes del Reino Unido y la de Sudáfrica. «Es importante destacar que más allá de los linajes de los virus que circulen es clave que las personas continúen con los cuidados», concluyó.

El Anlis-Malbrán realiza vigilancia activa de los genomas que circulan en Argentina desde que comenzó la pandemia; en ese contexto, anunciaron la adquisición de nuevo equipamiento. «Mediante este equipamiento lo que pretendemos es expandir los límites en la cantidad de muestras procesadas, la calidad de la información obtenida, el tiempo de procesamiento y finalmente, generar datos confiables para la toma de decisiones», señaló por su parte Pascual Fidelio, director de Anlis-Malbrán.

Y continuó: «La posibilidad de utilizar estos nuevos equipos bajo el concepto de plataforma transversal amplía la utilidad para los diferentes centros e institutos no solo de Anlis sino del sistema de salud en su conjunto. Además puede ser un importante complemento no sólo para secuenciación genómica, sino también como diagnóstico de patologías en gran escala».

Fidelio indicó, además, que «la capacidad de obtener datos de los genomas de diferentes patógenos para poder predecir y estudiar brotes epidemiológicos nos ubica a la vanguardia, dado que muy pocas naciones pueden en estos momentos contar con capital tecnológico y humano a la altura de los desafíos».

«La posibilidad de contar con un equipo de última generación permitirá secuenciar en forma masiva genomas completos de SARS-CoV-2, y esto implica conocer rápidamente el tipo de cepa, linaje y circulación del virus. Con esta información, sumada a otras de carácter epidemiológico pueden definirse acciones sanitarias, escenario clave en contexto de pandemia», describió.

Compartí