21 octubre, 2020

EL PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS DONALD TRUMP Y LA PRIMERA DAMA CON CORONAVIRUS Y EN CUARENTENA

La noticia del COVID-19 positivo del presidente se da a poco más de un mes de las elecciones en Estados Unidos. Trump y su esposa Melania permanecen aislados y postergaron sus actos de campaña.

Un día después del escandaloso debate presidencial en Estados Unidos, Donald Trump dio positivo de coronavirus. Según publicó el propio mandatario en la red social Twitter, su testeo y el de la Primera Dama, Melania Trump, fueron positivos. La noticia se da a poco más de un mes de las cruciales elecciones que enfrentan a Trump con el demócrata Joe Biden.

«Esta noche, la Primera Dama y yo dimos positivos de COVID-19. Vamos a empezar nuestra cuarentena y el proceso de recuperación inmediatamente. Vamos a superar esto juntos», fue el mensaje de Donald Trump, de 74 años, cerca de las 2 de la madrugada del viernes 2 de octubre.

Hace apenas un día, Donald Trump encabezó el primer debate presidencial ante su adversario del Partido Demócrata, Joe Biden. Estados Unidos es el país con mayor número de casos de COVID-19 desde que se inició la pandemia global. El polémico mandatario fue uno de los más críticos contra el brote iniciado en China y que hace estragos en todo el mundo desde principios de 2020.

Ni Trump ni la Casa Blanca dieron detalles sobre el estado de salud del presidente. La única información fue el tuit de Trump en medio de la madrugada. La noticia sobre el testeo positivo del mandatario de Estados Unidos se da en el momento en que el país encabeza la lista de naciones con mayor cantidad de contagios por COVID-19 con 7,4 millones de infectados y 212 mil personas fallecidas a causa de la pandemia.

La Primera Dama, Melania Trump, también dio a conocer su testeo positivo a través de la red Twitter media hora después del mensaje publicado por Trump. «Nos sentimos bien y hemos pospuesto todos los compromisos. Vamos a superar esto juntos. Cuídense», fue el tuit de la esposa del magnate.

Trump vs. Biden, un debate escandaloso

Sin ninguna coincidencia o momento de distensión, los dos candidatos a la Presidencia de Estados Unidos, el mandatario Donald Trump y el exvicepresidente Joe Biden, se enfrentaron con gritos, continuas interrupciones, ataques personales y hasta algunas agresiones en el primer debate a solo 35 días de las elecciones.

«Payaso», «poco inteligente», «mentiroso» fueron algunas de las palabras que se cruzaron los dos candidatos en los momentos más álgidos de una noche marcada por los esfuerzos constantes de Trump de interrumpir a su rival y hasta al moderador, y la determinación de Biden de no mirar nunca a su contrincante, concentrarse en la cámara y evitar las discusiones a los gritos.

A lo largo de 90 minutos, el candidato opositor repitió dos ideas centrales: «Trump no tiene un plan» y «No soy Bernie Sanders», «No soy un izquierdista radical» y «Ahora el programa del Partido Demócrata es el mío».

Trump, por su parte, intentó asimilar a su rival con las iniciativas del sector más progresista de los demócratas y con los reclamos de las protestas antirracistas de este año. Además, acusó varias veces a su hijo, Hunter Biden, de negocios corruptos en Ucrania y Rusia. Esto último tema fue lo único que sacó del registro moderado al exvicepresidente.

El debate en la Universidad de Case Western Reserve en Cleveland, Ohio, fue moderado sin mucho éxito por el veterano periodista Chris Wallace del canal Fox y estuvo regido por un estricto protocolo por la pandemia.

La noche comenzó con uno de los temas más calientes del momento: la nominación de una candidata conservadora para la Corte Suprema a semanas de las elecciones.

«Tenemos el Senado, tenemos la Casa Blanca y tenemos una excelente candidata. tenemos suficiente tiempo, aún si lo hacemos después de las elecciones, lo podemos hacer después. Los demócratas no dudarían en hacerlo, pero no tienen el Senado», aseguró Trump para defender una decisión que terminaría de inclinar hacia la derecha el máximo tribunal del país.

Biden le contestó: «Ya estamos en medio de una elección, deberíamos esperar a ver qué dice el pueblo estadounidense, a quiénes elige».

El líder opositor también advirtió sobre dos temas que podrían cambiar con la nueva Corte Suprema: la reforma de salud del Gobierno de Barack Obama y el fallo que legalizó el aborto en los 70.

El debate continuó sobre el tema salud, la pandemia y la reapertura de la economía y las escuelas en medio de una curva epidemiológica que no desciende y ya suma más de 7 millones de contagios y más de 200.000 muertos.

Compartí