1 marzo, 2021

ESPIONAJE ILEGAL M: SUSPENDEN TEMPORALMENTE EL TRASPASO DE LA CAUSA DE LOMAS DE ZAMORA A COMODORO PY

Así lo resolvió el juez Mariano Borinsky, luego de que el abogado de Cristina Kirchner presentase un recurso extraordinario en el que pide que la Corte Suprema revea la decisión de mudar la investigación de jurisdicción.

La Cámara Federal de Casación Penal suspendió temporalmente el traspaso a Comodoro Py de la causa de espionaje ilegal que involucra al macrismo y se sustancia por ahora en los tribunales de Lomas de Zamora. ¿El motivo? Una presentación que hizo este miércoles Carlos Beraldi, abogado de Cristina Fernández de Kirchner, quien planteó un recurso extraordinario ante el máximo tribunal penal del país con el objetivo de que la decisión del cambio de jurisdicción sea revisada por la Corte Suprema de Justicia. Ese planteo tiene efectos suspensivos, por lo que la investigación continuará su curso en los tribunales de Lomas de Zamora, al menos, hasta que haya una sentencia firme sobre la cuestión.

“En función de que el artículo 442 del C.P.P.N. prevé el efecto suspensivo para la interposición de un recurso extraordinario, hágase saber al Juzgado Federal N° 2 de Lomas de Zamora que la resolución registrada bajo el número 57/21.4 se encuentra formalmente recurrida y que, en consecuencia, deberá solicitar la devolución de las actuaciones que remitió a la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de esta ciudad para continuar con la tramitación de los expedientes”, escribió el juez Mariano Borinsky, integrante de la sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal. Es decir, la pesquisa continuará en manos del juez Juan Pablo Augé “hasta tanto la resolución impugnada adquiera firmeza”. Esto implica, en principio, que la causa continuará en Lomas de Zamora hasta que la Corte se exprese sobre el tema. Fue exactamente lo que exigió Beraldi «de manera inmediata».

Augé tiene pendiente de resolución la situación procesal de 38 imputados, entre los que se destacan integrantes de la cúpula de la AFI macrista así como del Servicio Penitenciario Federal (SPF) además del secretario privado de Mauricio Macri, Darío Nieto, entre otros. La mayoría tiene pedido de procesamiento por parte de los fiscales de Lomas de Zamora, Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide.

Ante este escenario, la investigación deberá seguir su curso en Lomas de Zamora, algo que estaba intentando de evitar el macrismo. A la par, la Cámara Federal de Casación Penal deberá correr traslado a las partes y definir si concede o no el recurso que exige Beraldi.

El planteo que frenó el traspaso
Con la presentación que hizo este miércoles, Beraldi logró frenar el traspaso a Comodoro Py de la causa sobre el espionaje ilegal macrista. Ese movimiento de jurisdicción lo habían resuelto el 12 de febrero el propio Borinsky y Javier Carbajo (la camarista Ángela Ledesma votó en disidencia). Básicamente, habían hecho lugar a los planteos que habían iniciado el exjefe de la AFI macrista, Gustavo Arribas, y el secretario privado de Macri, Darío Nieto.

“La decisión adoptada determina el entorpecimiento de una investigación de una gravedad inédita, con el consecuente riesgo de que hechos que socaban la vigencia misma del sistema democrático puedan quedar en la impunidad”, criticó Beraldi el fallo de Casación.

El un escrito de 34 páginas que presentó este miércoles ante el máximo tribunal penal del país, el abogado de CFK consideró “imprescindible que la Corte Suprema de Justicia de la Nación intervenga en el caso y, de forma inmediata, emita una resolución que garantice el enjuiciamiento y la sanción de las maniobras delictivas denunciadas ante los Tribunales que por ley resultan competentes”.

En pos de frenar, al menos momentáneamente, el pase a Comodoro Py, Beraldi resaltó el “efecto suspensivo que la ley procesal expresamente le asigna a la interposición de este recurso (extraordinario)” y “la gravedad institucional que se evidencia en el caso” por lo que pidió “de manera inmediata” que se arbitren una serie de medidas. Entre ellas, se destaca el hacer “saber al Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N° 2 de Lomas de Zamora que la resolución del día 12 de febrero del corriente año se encuentra formalmente recurrida y que, en consecuencia, deberá continuar con la tramitación de los expedientes FLP 14149/2020 y FLP 5056/2020 hasta tanto la cuestión de competencia aquí articulada quede definida por sentencia firme”. Fue exactamente lo que resolvió Borinsky.

Beraldi resaltó que “la resolución en crisis resulta equiparable a una sentencia definitiva, toda vez que irroga gravámenes de imposible o insuficiente reparación ulterior”. Y advirtió que si no se le concede el recurso para llegar a la Corte Suprema se estaría ante “un verdadero escándalo jurídico”. “Uno más”, afirmó, porque la Cámara de Casación Penal estaría estableciendo “criterios jurídicos diferenciales según la afinidad política de quien recurre”.

El abogado de CFK criticó que se haya decidido sacar la causa de Lomas de Zamora porque se le está quitando el expediente al juez natural del hecho. También resaltó que la sala de la Casación Penal que resolvió el traspaso (sala IV) no era la que debía hacerlo ya que previamente había intervenido la sala I -es decir, la resolución del traspaso provino de una sala que no debía participar del proceso-. A su vez, entre otras irregularidades, señaló que nunca fue notificado de lo que se estaba discutiendo: “Se omitió notificar a las partes, como correspondía”, se quejó.

También dedicó un apartado especial al voto en disidencia de la camarista Ledesma. “La Dra. Ángela Ledesma emitió un voto en disidencia en el que no solo cuestionó la competencia de la Sala IV para intervenir en este legajo, sino además refutó minuciosamente todos y cada uno de los argumentos expuestos por sus colegas, concluyendo que las actuaciones debían continuar su trámite ante el Juzgado Federal N° 2 de Lomas de Zamora”.

En esa sintonía, el abogado de la vicepresidenta afirmó que “la decisión de apartar al Juzgado Federal N° 2 de Lomas de Zamora de la presente investigación carece de argumentos serios y se opone rotundamente a las pruebas incorporadas a la causa”.

En el fallo del 12 de febrero pasado, Borinsky y Carbajo se hicieron eco del planteo del fiscal general ante la Cámara de Casación, Raúl Pleé, y sostuvieron que en este caso debía intervenir la justicia porteña porque el espionaje político que se investiga partió del gobierno nacional y sus apéndices como la AFI y el Servicio Penitenciario Federal y que todos tienen su sede central en la Capital Federal. Ese habría sido el “núcleo” desde el que partieron las órdenes. Un argumento polémico porque los hechos sucedieron en diversas jurisdicciones.

Para Beraldi “hablar de un ‘núcleo’ que habría tenido lugar en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sin explicar en qué habría consistido, cuando existen acreditados hechos delictivos concretos en el ámbito de la provincia de Buenos Aires, deriva claramente en un pronunciamiento arbitrario. Mucho peor, si se tienen en cuenta cuáles son las consecuencias directas e inmediatas que tal decisión habrá de aparejar”, indicó en su presentación. Acto seguido, señaló que “se investiga una maniobra de espionaje que no reviste antecedentes similares en tiempos democráticos”. “No cabe duda que un cambio de actores (investigadores) resultará significativamente perjudicial para el éxito del proceso», añadió.

Y concluyó: “En definitiva, la presente impugnación no busca otro propósito más que el de preservar un recto servicio de administración de justicia, que hechos de tanta gravedad institucional sean debidamente esclarecidos y que dicha tarea sea llevada a cabo por jueces imparciales que, a la hora de dictar sentencia, estén en condiciones de emitir un fallo creíble para la comunidad en su conjunto”. Toda una definición de lo que no se puede esperar de Comodoro Py.

Compartí