EVO MORALES: «LOS GOLPISTAS SERÁN JUZGADOS POR LAS MASACRES»

El expresidente de Bolivia destacó un informe presentado por la CIDH. El organismo aconsejó crear un «grupo internacional de expertos independientes» para investigar las matanzas de Sacaba y Senkata e «identificar debidamente a los responsables». El gobierno de facto rechazó el informe.

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró que los principales involucrados en el golpe de Estado serán juzgados por las masacres cometidas en las poblaciones de Sacaba y Senkata. Morales destacó el informe preliminar presentado por una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que confirma las masacres cometidas en ambas regiones. La CIDH aconsejó crear un «grupo internacional de expertos independientes» para investigar los crímenes e «identificar debidamente a los responsables». El gobierno de facto rechazó el informe de la comisión, al que calificó de «sesgado» y favorable al «narcoterrorismo» en el país.

«El informe de la CIDH confirma que hubo masacres contra mis hermanas y hermanos en Sacaba y Senkata. Los golpistas Añez, Camacho, Mesa y todos los que dispararon, creyeron que podían matar sin ninguna consecuencia», escribió el líder boliviano en su cuenta de Twitter.

«Ahora serán juzgados por tribunales nacionales e internacionales», agregó Morales, obligado a abandonar Bolivia el 10 de noviembre tras un golpe de Estado encabezado por la derecha opositora con el respaldo de las fuerzas armadas y la policía.

Un extenso informe difundido en las últimas horas por la CIDH califica de «masacres» las muertes de civiles en dos ciudades bolivianas, entre otras posibles violaciones de derechos humanos tales como «ejecuciones extrajudiciales». En ese sentido, aconseja crear un «Grupo Internacional de Expertos Independientes, con garantías de autonomía e independencia para asegurar el derecho a la verdad e identificar debidamente a los responsables».

El informe es el resultado de una visita de observación de la comisión por «invitación del Estado» boliviano entre los pasados 22 y 25 de noviembre a cuatro ciudades de Bolivia, entre ellas Sacaba y El Alto. La comisión confirmó que desde los comicios del pasado 20 de octubre murieron 36 personas por la violencia y la represión estatal en el país.

“La delegación de la CIDH recibió abundante información sobre dos masacres cometidas en Sacaba y en Senkata, los días 15 y 19 de noviembre, respectivamente, en las cuales perdieron la vida por lo menos 18 personas”, expresa el documento. El informe advierte que en ambos casos fuerzas conjuntas policiales y militares «habrían abierto fuego contra la población civil».

Para la CIDH, estos hechos pueden caracterizarse como masacres «dado el número de personas que perdieron la vida en un mismo modo, tiempo y lugar, y a que se cometieron en contra de un grupo específico de personas». El documento alerta además sobre casos de «incitación a la violencia y a la discriminación étnica y racial», y condena al Estado por «la persecución penal de los opositores políticos».

Si bien la comisión aseguró que el gobierno interino de Bolivia se mostró desde un principio «plenamente de acuerdo» con una investigación internacional, horas más tarde el ministro del Interior, Arturo Murillo, refutó esa versión. Respondió «con mucho dolor» al informe, por considerarlo «totalmente sesgado» y porque «no refleja la realidad».

«Está favoreciendo solamente al narcoterrorismo», lamentó Murillo en rueda de prensa, horas después de la publicación del documento. «Lo vamos a revertir y mostrar las pruebas de lo que ha sucedido en nuestro país», dijo el ministro.

Fuente: EN ORSAI

Compartí