30 septiembre, 2020

ITALIA: VUELTA A CLASE CON NORMAS ESTRICTAS Y MÚSICA PARA RELAJAR

Al salir de este primer día de escuela algunos chicos decían que los profesores estaban “un poco ansiosos” y otros señalaban que había “demasiadas reglas” por respetar. Para relajarlos, dada las características tan particulares de este comienzo, en algunos colegios se usó la música.

Los aplausos para maestros, profesores y alumnos, no faltaron este lunes en las escuelas italianas cuando comenzaron las clases, tal vez como símbolo de que se está iniciando una nueva era, un futuro que a muchos crea incertidumbre pero que la escuela puede ayudar para que sea mejor.

Sobre este punto insistió el presidente de la República, Sergio Mattarella, cuando en la localidad de Vo, en la región del Veneto – famosa porque allí murió el primer enfermo de covid-19- , inauguró el año escolar. “La escuela debe formar ciudadanos conscientes, derrotar la ignorancia con el conocimiento y detener el miedo con la cultura”, dijo. “Hoy la apertura de las escuelas es un desafío para la república y para todos, ninguno está excluido”, subrayó el presidente que también recordó el caso de Willy, un muchacho negro de 21 años, nacido en Italia pero de familia de Cabo Verde, que fue brutalmente asesinado a golpes por una patota en Colleferro, cerca de Roma, hace pocos días. El presidente llamó a estudiantes y maestros al “máximo compromiso para oponerse a quien practica la violencia vil y brutal y quien la predica o exalta en las redes sociales”.

En las imágenes difundidas de las ciudades de todo el país, algunos pequeños alumnos eran acompañados a la escuela por sus padres, otros tuvieron que tomar buses especiales en horarios fijados previamente, otros llegaron caminando. Pero ninguno se salvó de la mascarilla y tuvieron que seguir un camino preciso, indicado con cintas o rayas en el suelo y manteniendo la distancia, para entrar a clase.

Al salir de este primer día de escuela algunos chicos decían que los profesores estaban “un poco ansiosos” y otros señalaban que había “demasiadas reglas” por respetar y que no les gustaba el hecho de estar tan separados unos de otros. Para relajarlos, dada las características tan particulares de este comienzo, en algunos colegios se usó la música. Así fue por ejemplo en el Liceo Científico Einstein de Rimini (noreste de Italia), donde Andrea, un estudiante que acaba de terminar el liceo rindiendo on line los exámenes finales que se hicieron en junio, tocaba el piano mientras sus ex compañeros entraban. Es que la atmósfera en la que se hace vivir a los chicos es fundamental para que la escuela vaya adelante. Lo dicen los expertos del Hospital de Pediatría Bambin Gesu de Roma, que publicaron una serie de consejos para padres y maestros en el portal internet del hospital. A los padres les sugiere no trasmitir ansiedad a los niños y ayudarlos a acostumbrarse a las nuevas normas por respetar en materia de seguridad. A los maestros les sugiere entre otras cosas explicar claramente las novedades de este año y la importancia de las medidas de protección, prestando máxima atención a las señales de angustia manifestadas por niños y jóvenes en clase.

Unos 5,6 millones de niños y jóvenes volvieron a las clases el lunes, aunque algunas regiones prefirieron postergar el comienzo del año escolar por razones de seguridad. Es el caso, por ejemplo, de la región Calabria (sur del país) donde el 20 y 21 de setiembre se realizarán elecciones regionales y municipales -que hay también en otras regiones del país- y en las escuelas funcionarán las mesas electorales, por lo cual después se deberá hacer un cuidadoso saneamiento que requiere su tiempo. Por eso Calabria decidió comenzar las clases el 24 de setiembre.

Los colegios de todo el país han tenido que hacer numerosas transformaciones en estos meses para respetar las normas de seguridad que han sido impuestas por las autoridades sanitarias y algunos colegios han sido realmente originales para encontrar soluciones.

Hay una serie de normas por respetar. No se trata sólo de mascarillas, que todos los chicos de una cierta edad -no los de jardín de infantes- deben usar obligatoriamente, excepto cuando están sentados en clase. También se trata de respetar las distancias entre las personas, por lo cual muchas escuelas no sólo han tenido que cambiar los bancos que eran tradicionalmente dobles, sino además distanciarlos a más de un metro por lo cual no todos los alumnos pueden estar en la misma aula. El ministerio de educación ha comprado miles de nuevos bancos escolares, pero no todos han llegado a destino aún. La Escuela de Formación Profesional de Treviso (norte del país), decidió re hacer los bancos por su cuenta, con la ayuda de los estudiantes. Así fueron cortados en dos los bancos dobles y, agregando maderas y tubos de metal, crearon 274 bancos individuales nuevos, haciendo ahorrar al estado más de 100.000 euros.

A raíz del distanciamiento, algunas escuelas se han visto en la necesidad de alquilar salones cercanos a la institución para ubicar a otros alumnos. Un caso interesante es el de los liceos (escuelas secundarias) Minghetti y Sabin y del Instituto de Instrucción Superior Pier Crescenzi Pacinotti Siriani de la ciudad de Bolonia (noreste del país) que han ocupado los lugares ideados por un creativo arquitecto, Mario Cucinella, que creó ambientes para 1.600 estudiantes dentro de los pabellones de la Feria de Bolonia. La Feria es un lugar donde se hacen anualmente grandes exposiciones internacionales de libros, arte moderna, edilicia, barcos, productos de belleza y mucho más. Todas suspendidas por ahora.

Algunas escuelas de Florencia (centro del país), en cambio, hasta el próximo noviembre podrán tomar clases en una sala del Teatro della Pergola, considerado uno de los teatros más antiguos de Italia. Otros institutos, como los pertenecientes a la ciudad de Codogno (norte del país) -donde surgió el primer caso de coronavirus en Italia – han decidido poner en práctica la “school garden”, es decir crear clases en los jardines internos, o en plazas y parques en torno al edificio escolar.

El hecho de que los alumnos hayan tenido que distanciarse, ha creado también otro problema. Además de aumentar la necesidad de aulas, ha aumentado el número de maestros y profesores necesarios y al parecer no todas las regiones han logrado solucionarlo. Algunas escuelas de Rimini (noreste del país) lo han parcialmente resuelto poniendo nuevos horarios de ingreso a las clases, algunos a las 8 de la mañana, otros a las 9, 10 y 11 de la mañana por un determinado número de horas. El tercer día de clases muchos deberán trabajar desde casa, on line.

Rimini y otras ciudades, nombraron en estos días cientos de nuevos profesores. Rimini más de 800. Pero Milán (norte del país), donde hay 5.106 cátedras vacías, no logró hacerlo. El problema , como han subrayado algunos dirigentes y sindicalistas de las escuelas, son también los maestros o profesores que deben ocuparse de los alumnos minusválidos, cargos que en muchos casos no han sido cubiertos.

Aparte de las mascarillas y las distancias, el otro punto irrenunciable en las escuelas es la medición de la temperatura. La temperatura debe ser medida cada día a los niños y jóvenes además del personal escolar. Muchas escuelas han comprado un “termoscanner”, es decir un aparato que mide la temperatura corporal a distancia. Pero si la escuela no tiene los medios, será obligación de los padres hacerlo en casa y no mandarlos a la escuela si tienen 37,5 o más.

“A todos los estudiantes, profesores, colaboradores y dirigentes escolares, a los familiares, va nuestro más sincero augurio para un sereno comienzo del año escolar”, dijo en un mensaje el presidente de Unicef Italia, Francesco Samengo. Pero también pidió una atención particular para los “niños y adolescentes minusválidos, para los menores que no tienen familia o pertenecen a grupos vulnerables”. “No podemos olvidar que en nuestro país vive 1.100.000 niños y niñas en pobreza absoluta”, subrayó el representante de Unicef que pidió una “escuela segura, moderna e inclusiva” y que el gobierno italiano ponga al centro de su agenda “los derechos de la infancia y de la adolescencia”.

Compartí