JUEZA RECHAZÓ PEDIDO DE PRÓRROGA Y EN 8 DÍAS SE RECORTARÁN VUELOS LOW COST DE EL PALOMAR

En el Gobierno dan a entender que la decisión de restringir las operaciones tiene un trasfondo político vinculado a sectores al kirchnerismo. Según las empresas, esta restricción horaria haría inviable el negocio y determinaría el final de las operaciones.

Por Horacio Alonso
La jueza federal Martina Forns rechazó el pedido realizado por la aerolínea low cost Flybondi para que dispusiera una prórroga de cuatro meses de la medida de restricción en horario nocturno para el aeropuerto de El Palomar que deberá empezar a regir el 26 de este mes. De esta manera, a partir de esa fecha, esa estación aérea no podrá operar entre las 22 y las 7 del día siguiente. Mañana se sorteará la conformación de la Sala 2 de la Cámara de San Martín que decidirá si hace lugar o no a la recusación de la Sala 1.

Tanto Flybondi como JetSmart – la otra compañía de vuelos baratos, aseguran que por esta limitación horaria no es viable el negocio aerocomercial en este segmento debido a que una de las formas de abaratar los precios de los pasajes es mediante la máxima utilización de los aviones que, por esta restricción, quedaría imposibilitada.

Esto pone en juego alrededor de 1.000 empleos directos en ese aeropuerto más todo el impacto que tendrá en el interior del país al dejar de operar estas dos aerolíneas. Se calcula que se verán perjudicados alrededor de 1.5 millones de pasajeros

El conflicto se desató por un fallo de esta jueza que dispone una restricción horaria a partir del jueves 26. La decisión se basó en el “derecho a descansar” y la “protección del ambiente sano”.

La medida se tomó a partir de una presentación del abogado Lucas Marisi a título personal. Si bien el Gobierno apeló el fallo, a través de la ANAC, esa acción fue recusada por la Cámara de San Martín y el expediente volvió a la jueza Forns, por lo que sigue vigente su fallo que se haría efectivo a partir del 26 de este mes.

En el Gobierno dan a entender que la decisión de restringir las operaciones tiene un trasfondo político vinculado a sectores al kirchnerismo. Según las empresas, esta restricción horaria haría inviable el negocio y determinaría el final de las operaciones.

Por ese motivo, la Asociación Sindical de Trabajadores de Flybondi -una de las compañías que opera, la otra es JetSmart- convocó a la concentración que se realizó ayer frente al aeropuerto. Participaron unas 400 personas entre empleados de la compañía aérea y vecinos autoconvocados. La posible paralización de esa estación aérea no sólo afecta a los trabajadores directos del aeropuerto, sino también al comercio de la zona, que se beneficia con la mayor actividad del lugar.

Pero el dato más curioso, tal como adelantó Ámbito el lunes pasado, es que este conflicto ya excedió lo empresarial y generó una “grieta” dentro del Frente de Todos debido a que el candidato Alberto Fernández les prometió a los gremios aeronáuticos el regreso del monopolio de la línea de bandera.

“Los cielos serán todos para Aerolíneas”, dijo en un video y adelantó, en declaraciones periodísticas, que investigará el funcionamiento de las compañías de vuelos baratos porque “han desvalijado a Aerolíneas”. Sin embargo, desde provincias peronistas -con Tucumán a la cabeza- se han manifestado a favor de estos servicios por el crecimiento de la actividad turística y comercial en el interior del país. Por eso, en las provincias de distintos signos político están preocupados por las consecuencias que podría tener en las economías locales que Fernández, en caso de confirmar el resultado de las PASO, cumpla con su palabra de terminar de darle a Aerolíneas el monopolio aéreo.

El abaratamiento de los pasajes provocó un crecimiento del número de pasajeros. En julio y agosto hubo récord histórico de personas que viajaron por avión en el país, muchas de las cuales lo hicieron por primera vez. El dato importante es que no sólo crecieron las low cost sino que también lo hizo Aerolíneas Argentinas.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, junto a los CEO de Flybondi y JetSmart, presentaron ayer los resultados de una encuesta realizada por su cartera que muestra que el 70% de los vecinos de la zona está a favor de la continuidad de las operaciones del aeropuerto. “Todo esto está en riesgo. Hay muchísima gente preocupada. Este es el primer aeropuerto low cost de Latinoamérica; acá no hay lujo, todo es económico para que sea más barato viajar para la gente”, dijo el funcionario.

“En su fallo que entra en vigencia el jueves 26 de este mes, la jueza -sin ningún tipo de evaluación técnica- prohíbe el funcionamiento del aeropuerto entre las 22 y las 7 de la mañana, lo que implica el fin de la operación comercial del aeropuerto, la reformulación del negocio de las empresas y el desempleo para 1.000 trabajadores en El Palomar. Además, quita empleo y rutas aéreas a las provincias a las que volamos”, señala el comunicado de la entidad gremial.

 

 

 

Compartí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.