13 julio, 2020

LA OMS ADVIERTE QUE EL FOCO DE LA PANDEMIA DE COVID-19 ES AMÉRICA LATINA

La Organización Mundial de la Salud en su rueda de prensa habitual sobre la situación de COVID-19 en América esto dijo a través de su Directora.

“Al 15 de junio se han registrado más de 3,8 millones de casos y casi 203.600 muertes por covid-19 en la Región de las Américas. Nos acercamos rápidamente a los 4 millones de casos y la epidemia todavía está en aumento en la Región.”

En relación a la  Región de América reconoció las diferencias en los distintos países e inclusive dentro de los mismos.

Mientras que en algunos lugares los casos de contagios de COVID-19 disminuyen, en ot2ros va en aumento “(disminuye) en algunas de las zonas más afectadas, como Nueva York, pero están aumentando en Florida y Texas. Actualmente, Estados Unidos representa el 54% de todos los casos en la Región.”

Hablo de Brasil donde se registran   el 23%  y el 21% de todas las muertes en el continente Americano. El foco esta puesto en el asenso de las curvas epidemiológicas de los países de latinos. “Esto significa que el número de casos en casi todos los países de América Latina y en algunos en el Caribe está en aumento.”

 Sobre lo que más se refirió la vocera de la OMS fue sobre la situación en las fronteras de los países latinoamericanos. Destacó que la  mayoría de las islas del Caribe,  no han registrado aumentos significativos, pero sí les sigue preocupando  Haití y la República Dominicana   “Ambos países, que comparten una frontera activa, continua notificando un aumento en el número de nuevos casos, especialmente Haití.”

Y que también se registran aumentos de contagios de covid-19 ,  en el norte de Costa Rica, en torno a la frontera con Nicaragua.

“La Guayana Francesa pasó de 140 a 1326 casos en solo un mes, un período que coincide con una mayor trasmisión a través de su frontera con el estado de Amapá en Brasil, y también con un aumento de casos en países vecinos como Suriname.”

Las fronteras son el vehículo de la trasmisión de la enfermedad producida por el covid-19  en todo el continente americano “hay transmisión en curso en los estados del norte de Brasil que limitan con, y en las fronteras entre Perú, Brasil y Colombia.” ”Guyana y Suriname; también en la zona amazónica donde se une Venezuela, Brasil y Colombia”.

La vulnerabilidad de  la población en estas regiones que en todos los casos  incluyen grupos indígenas, comunidades remotas y migrantes (personas que viajan con frecuencia por trabajo, por razones familiares y en busca de nuevas oportunidades). Es un problema preexistente a la pandemia. Lo que hizo la crisis sanitaria por el coronavirus es poner en evidencia la precariedad de sistema de salud  en la Región.

 Pueblos fronterizos enteros, muchas veces  de ambos lados de la frontera,  dependen de pequeñas clínicas  que “no tiene una infraestructura de salud sólida, y la calidad de servicios y el acceso a menudo dependen de laboratorios con una capacidad limitada y pequeñas clínicas que atienden a comunidades en grandes áreas de captación.”

Para la OMS, la pandemia de covid-19 acentúan estas vulnerabilidades. La situación requiere de acciones inmediatas o de lo contrario la trasmisión del virus del covid-19 no tendrá ningún freno.  

El problema radica en las discriminaciones manifiestas entre uno y los otros, en las zonas fronterizas. Por lo que para poder “contener la propagación de covid-19 y proteger a los migrantes y otros grupos poblacionales vulnerables en las zonas fronterizas, los países deben trabajar juntos para fortalecer la respuesta de salud dentro de sus territorios y a través de las fronteras.”

Dice la Directora de la OMS para América: “Lo hemos hecho antes: nuestra Región tiene una solida trayectoria de alianzas entre países, incluso durante conflictos y en otras circunstancias extraordinarias.”

 Y se elaboraron desde la organización mundial dedicada a la salud de la humanidad,  varios pasos importantes que los países latinoamericanos  pueden hacer detener los contagios de covid-19 en el continente:

  • Se debe fortalecer los servicios de atención primaria de la salud en las zonas fronterizas, ya que son la primera línea de diagnostico y atención . los trabajadores de salud necesitan capacitación y suministro adecuados.
  • En la planificación de los servicios se debe tener en cuenta las comunidades locales, así como las poblaciones transitorias. Se necesitarán instalaciones de emergenia y personal de emergencia para respaldar la capacitación local durante la pandemia.
  • El intercambio de información a través de las fronteras es impresindible, no solo a nivel nacional, sino especialmente a nivel local: los pueblos fronterizos a menudo tienen personas, características geográficas y aspectos culturales en común, y también deben intercambiar datos y recursos epidemiológicos.
  • La vigilancia es esencial y debe priorizarse. Esto incluye aumentar la capacidad de realizar pruebas en entornos remotos que a menudo carecen de una infraestructura sólida en materia de laboratorios.
  • También debemos ser conscientes de los obstáculos culturales y divulgar información sobre cómo evitar la propagación del covid-19 por diversos medios y canales y en diversos idiomas, de manera que una amplia gama de comunidades puedan acceder a estos materiales y comprenderlos.

Gerald Anderson Directora de Administración de la Organización Panamericana de la Salud, Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) en su discurso de presentación : “La OPS está brindando apoyo a los países para que aborden la propagación de la covid-19 en las zonas fronterizas, ya sea estableciendo una presencia local o aumentando la capacidad de las autoridades locales de salud.

En Leticia (Colombia) hemos brindado asistencia técnica y facilitado las comunicaciones bilaterales entre Venezuela y sus vecinos para abordar las necesidades de los migrantes.

También hemos mejorado la capacidad local con oficinas de campo en el estado de Roraima y otras zonas fronterizas en la región del Amazona, y hemos ayudado a establecer protocolos de vigilancia. Junto con asociados de las Naciones Unidas, estamos brindando apoyo a un centenar de triaje en la frontera entre Haití y la República Dominicana.

En nuestro papel de asociado y coordinador, continuamos trabajando estrechamente con nuestros Estados Miembros, los organismos de las Naciones Unidas y las organizaciones humanitarias en la respuesta a la covid-19 en toda la Región.

También proporcionamos una amplia gama de insumos, como EPP, medicamentos, respiradores y otros equipos médicos, para garantizar que las comunidades locales y los migrantes que contraen covid-19 reciban atención adecuada.

Todo esto es parte de nuestro mandato y, en última, para lo que fuimos creados.

En la Región de las Américas, la pandemia de covid-19 es un problema regional, no simplemente un problema de país.

Nuestra capacidad de trabajar juntos determinará la rapidez con la que logremos contener este virus mortal y poner fin al sufrimiento y las pérdidas que causan.

Ahora más que nunca necesitamos de las alianzas y la cooperación. Tenemos que aprovechar la solidaridad que esta Región ha tenido durante tanto tiempo.

También necesitamos solidaridad hacia las comunidades más afectadas por el virus. Realmente me entristece que hombres y mujeres, niños y niños que viajan en nuestra Región por una cuestión de necesidad se encuentren con odio, estigmatización y discriminación.

Son jornaleros, migrantes y personas que dependen de la economía informal cada día para sobrevivir. Se encuentran entre los más vulnerables frente a la covid-19 y los que menos posibilidades tienen de recibir atención. Tenemos la responsabilidad de no dejarlos atrás.

Permítanme  ser muy clara: la estigmatización y la discriminación no tienen cabida en nuestra Región. Ni ahora, ni nunca, y mucho menos, especialmente, en medio de una pandemia.”

  Fuente: portal web de la OMS

FOTO:

Redacción: AEROM NOTICIAS

Compartí