25 mayo, 2020

LAS CONTRADICCIONES DEL ESCRIBANO TRAS ASESINAR Y DESCUARTIZAR A SU JARDINERO

LUJÁN.- Ayer en horas de la noche policías de patrullaje encontró a Ricardo Baladía de 56 años de edad a orillas del Río Luján con las manos ensangrentada. Resulta que el escribano Baladía se encontraba descuartizando el cuerpo de un hombre para arrojarlo al río y así deshacerse de la evidencia de un crimen.

Al ser sorprendido por los efectivos policiales Ricardo Baladía  les dijo “Ya lo sé estoy tranquilo soy escribano y conozco la ley” ante la infraganti  escena de un homicidio.

Según la versión que dio Ricardo Baladía asesinó a un hombre de 42 años en su estudio al encontrarlo robando dinero.  Le pego dos tiros, lo descuartizó con una hacha y lo metió en una valija. Alego que no fue la primera vez que ya le había robado 50 mil dólares. Y que por ese hecho el escribano radico una denuncia policial.

Pero según una segunda versión que aportaron  allegados a la victima Miguel Alejandro Pereyra de 42 años el escribano lo acosaba sexualmente a la víctima y a su mujer. Les había ofrecido tener relaciones sexuales entre los tres.

El escribano fue detenido a la  vera del Río Luján con las manos ensangrentadas  al ser descubierto muñido de un hacha y un serrucho con las que estaba despedazando el cuerpo de su víctima para desecharlo en el río.

En su estudio se encontró rastros de sangre aunque se quiso lavar el lugar con una hidro lavadora.

Ricardo Ignacio Baladia (56) cuando fue detenido  en  la noche de ayer en la costa del  Rio Luján exactamente en el recreo El Colonial, a pocos metros de la Basilica de Luján. Tenía las manos ensangrentadas y acababa de deshacerse del cuerpo de su víctima. A su alrededor se encontró  sangre y restos de masa encefálica. Lo efectivos policiales encontraron  partes del cuerpo descuartizado disperso por el rio y enganchado de ramas y vegetación propia del lugar.

El escribano llego al lecho del río en su auto un  BMW color celeste. Donde el escribano había trasladado a la víctima  en una valija dentro del baúl.  Es allí donde los policías que lo revisaron encontraron el DNI de Miguel Alejandro Pereyra (42) y un poco mas de 20 mil dólares. Luego de averiguaciones se supo que la víctima del escribano era el jardinero.

La versión de Baladía fue que había encontrado a su jardinero robando en su estudio y  ante el descubrimiento le realizó varios disparos y lo descuartizo para poder trasladarlo hacia el rio Luján.

Se pudo confirmar la identidad de los restos encontrados por la policía efectuando un ADN en los mismos.

El escribano recorrió 50 kilómetros con el cadáver de Pereyra en el baúl de su vehículo sin ser parda en ningún control.

Lo que quedo clara para la justicia fue la escena del crimen. La escribanía de Baladía  en la  calle Almirante Brown al 100 en Morón.   Allí la  Policía Científica de la División de Delitos Complejos de La Plata allanó la escribanía constatando la escena del crimen.

FOTO: Perfil

Redacción: AEROM NOTICIAS

Compartí