2 agosto, 2021

MARTÍN GUZMÁN CONSIGUIÓ MÁS TIEMPO PARA ACORDAR CON EL CLUB DE PARÍS

El ministro de Economía llegó a un entendimiento para aplazar el grueso de los vencimientos de este año con el organismo. Así, puede ordenar el escenario crediticio tras el mega endeudamiento macrista.

Después de sus giras por Europa, el ministro de Economía Martín Guzmán convenció al Club de París de que le brinden tiempo para llegar a un acuerdo definitivo para pagar el crédito, después del cimbronazo que implicaron las políticas de endeudamiento de Cambiemos y, luego, la pandemia. De los U$S 2.400 millones que vencen este año se pagarán sólo U$S 400 millones antes de marzo del año próximo, un alivio para las reservas del Banco Central, hasta que se arregle una reestructuración más permanente con el organismo. El rol clave de los viajes de Alberto Fernández y Martín Guzmán al exterior.

Si el único compromiso es el préstamo con el Club de París, Argentina no hubiera dudado en abonarlo, ya que su negociación en 2014 estableció un programa sostenible. Sin embargo, el mega endeudamiento del macrismo por casi U$S 100.000 millones adicionales complicó todo el escenario, ya que su gran mayoría no se invirtió en la economía real, sino que alimentaron la fuga de capitales. “Se hipotecó el futuro de la sociedad argentina”, explicó Guzmán en conferencia de prensa.

Ante esto, recordó que el año pasado se llevaron a cabo negociaciones con acreedores privados que culminaron en una reestructuración de la deuda “de carácter histórico para la Argentina”. Por las mismas razones, este año negocia con el FMI y el Club de París “de modo de poder despejar el horizonte de vencimientos de deuda”.

Después de más de una hora de espera, pero quizás atento a dejar pasar el sagrado momento de las 16.09 en el aniversario del gol de Maradona a los ingleses, Guzmán anunció en el microcine del Palacio de Hacienda que llegó a “un entendimiento con el Club de París para obtener un puente de tiempo para no tener que afrontar un incumplimiento”. “Pagar esos vencimientos hubiera sido un golpe a las reservas internacionales. Una situación de default también hubiese generado efectos desestabilizantes y de incertidumbre e imprevisibilidad que en este contexto harían particular daño”, precisó.

Argentina contará con tiempo hasta el 31 de marzo de 2022 para apuntar a una reestructuración más permanente con el Club de París. “Nos da mayor certidumbre. Nuestro objetivo es tener un buen acuerdo. Cuanto antes mejor, pero el objetivo es un buen acuerdo”, planteó el ministro. El arreglo incluye el pago de sólo U$S 430 millones, lo que representa un alivio financiero de U$S 2.000 millones hasta el 31 de marzo de 2022.

Guzmán elogió las reuniones bilaterales del Presidente y los ministros con las autoridades de países acreedores para que tuvieran un cuadro completo de la situación y las necesidades de Argentina. La totalidad de las negociaciones internacionales buscan crear condiciones de previsibilidad para que el país pueda sostener la recuperación económica y apuntar a los objetivos de creación de empleo, reducción de la inflación, reducción de la pobreza y crecimiento de la actividad.

En los últimos meses, Guzmán consiguió apoyos de mandatarios europeos para llegar a esta altura del año con posibilidades de evitar el pago. En primer lugar, fue el ministro con una gira por Europa y poco tiempo después por parte del propio Presidente, que tuvo un paso por España, Portugal, Italia y Francia.

Este año vencían U$S 2.400 millones con el Club de París. Además, del crédito con el FMI se deben pagar US$ 4.500 millones en 2021. La entidad está integrada por 19 países coordinados por Francia y en el que se destacan Alemania, Estados Unidos, el Reino Unido, Japón, Suecia y Finlandia. Creada en 1956 con la unión de acreedores públicos que pasaron a dialogar en forma conjunta las deudas de Argentina, renegocia en forma coordinada los préstamos de los naciones con dificultades de pago y han firmado más de 400 acuerdos.

La necesidad de soluciones para países con problemas de deuda
El mes pasado, en la VII Reunión Iberoamericana de Ministras y Ministros de Hacienda y Economía Guzmán había planteado que “los países de ingresos bajos y medios enfrentan condiciones diferentes a los países avanzados para lidiar con la pandemia”. Durante el encuentro, los países coincidieron en la necesidad de que el FMI suspenda su política de sobrecargos en los créditos que otorga.

En ese mismo encuentro, el titular del Palacio de Hacienda volvió sobre la necesidad de establecer mecanismos que permitan a países en situación de virtual default o de dificultades en sus pagos a resolver la situación. “Hay acciones concretas que requieren de la voluntad política a nivel global para implementarse. Ha habido avances en el último año sobre los marcos y condiciones para resolver los problemas de las deudas en situación de estrés, pero queda mucho más por hacerse”, explicó. “Es importante poder avanzar en marcos multilaterales que permitan a los países en situación de estrés de deuda poder resolver los problemas de una manera sostenible”, resaltó Guzmán.

El ministro detalló que la reestructuración de deuda soberana de 2020 generó complejidades. “Entendemos que hay países que van a estar en condiciones de estrés y no van a tener las mismas condiciones que tuvo Argentina. Por eso es muy importante continuar avanzando a nivel multilateral en la constitución de condiciones más adecuadas para resolver las crisis de deuda soberana”, argumentó.

Compartí